INFECCIÓN DEL TRACTO URINARIO

753 116 8526

Las infecciones de vías urinaria o comúnmente llamada mal de orin, es la existencia de gérmenes patógenos en la orina por infección de la uretra (uretritis), vejiga (cistitis), riñón (pielonefritis) y próstata (prostatitis).

Las infecciones de vías urinarias son la principal causa de consulta y hospitalización en pacientes de todas las edades. La principal forma de contagio es de forma ascendente, es decir las bacterias de tipo intestinales (se encuentran en las heces fecales) ascienden a través de la uretra, encontrándose principalmente Escherichia coli (E. coli).

Síntomas

Las infecciones de las vías urinarias no siempre presentan síntomas. Cuando lo hacen, suelen incluir lo siguiente:

 

  • Una fuerte necesidad de orinar que no desaparece
  • Una sensación de ardor al orinar
  • Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades
  • Orina de aspecto turbio
  • Orina de color rojo, rosa brillante o amarronado (signos de sangre en la orina)
  • Orina con olor fuerte
  • Dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de la pelvis y alrededor de la zona del hueso púbico
Causas

La mayoría de las IVU son causadas por bacterias que ingresan a la uretra y luego a la vejiga. La infección se desarrolla con mayor frecuencia en la vejiga, pero puede propagarse a los riñones. La mayoría de las veces, el cuerpo puede librarse de estas bacterias. Sin embargo, ciertas afecciones aumentan el riesgo de padecer IVU.

Factores de Riesgo

Algunas personas tienen mayor riesgo de contraer una infección urinaria. Las infecciones urinarias son más comunes en las mujeres porque la uretra de las mujeres es más corta y está más cerca del recto. Esto facilita la entrada de bacterias a las vías urinarias.

 

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de contraer infecciones urinarias son:

  • Una infección urinaria anterior.
  • Actividad sexual.
  • Cambios en las bacterias que viven dentro de la vagina (flora vaginal). Por ejemplo, la menopausia o el uso de espermicidas pueden causar estos cambios.
  • Embarazo.
  • Edad (los adultos mayores y los niños pequeños tienen más probabilidades de contraer infecciones urinarias).
  • Problemas estructurales en las vías urinarias, como agrandamiento de la próstata.
  • Mala higiene, por ejemplo, en los niños que están aprendiendo a ir al baño.

Acude a consulta a tiempo y

evita complicaciones graves.